Detenidos o en el exilio: Van diez diputados víctimas de Maduro

La persecución del régimen de Nicolás Maduro en contra de la Asamblea Nacional de Venezuela ha dejado hasta ahora diez diputados víctimas del Poder Judicial, la mayoría de ellos en el exilio o refugiados.

Los diputados Julio Borges, Tomás Guanipa, Gaby Arellano, Freddy Guevara, José Manuel Olivares y Rosmit Mantilla, se han visto obligados a asumir el exilio para evitar ser perseguidos por parte de la dictadura.

Mientras que Juan Requesens, fue secuestrado por la policía política tras ser acusado sin pruebas de haber participado en el supuesto atentado contra Nicolás Maduro.

A todos ellos les fue pisoteada su inmunidad parlamentaria, una condición establecida en la Constitución venezolana.

Adriana Pichardo, diputada a la Asamblea Nacional y del Parlamento del Mercosur señaló a PanAm Post que en 2015, cuando la mayoría opositora ganó las elecciones, se inició la persecución contra los legítimos diputados del Parlamento; fue ese año que el régimen empezó “a vacilar y pisoterar las leyes venezolanas para iniciar la persecución”.

“El acoso a la AN empezó desde el momento en que ganamos las elecciones en diciembre de 2015, en ese momento llevabamos como candidatos a tres presos políticos, el diputado Gilberto Sojo, Rosmit Mantilla y Renzo Prieto, a quienes al momento de haber sido electos como diputados suplentes, jamás se les otorgó la libertad que por ley les correspondía, porque inmediatamente se les aplicaba el principio de inmunidad parlamentaria”, recordó.

“En enero de 2017, el primer perseguido en funciones fue el diputado Gilber Caro, detenido por la policía política de Venezuela, después se desató una persecución contra diputados como Julio Borges, Tomás Guanipa, Gaby Arellano, Freddy Guevara, José Manuel Olivares, y ahora Juan Requesens”, sentenció.

Tras la persecución de la dictadura, Romsit Mantilla se encuentra en Paris, Freddy Guevara está refugiado en la embajada de Chile en Caracas; Olivares, Borges, Arellano y Guanipa se encuentan en Bogotá.

“Pero más allá de la persecución judicial también se ve una persecución física, el amedrentamiento, lo psicológico y la tortura a la que somos sometidos todos día a día; hemos sido golpeados en las puertas de la AN, nos escupen, nos insultan, nos humillan, nos persiguen los órganos de seguridad en las ciudades donde hacemos vida política, más todas las limitantes, incluso de transporte interno, que tenemos. Debo recordar que las aerolíneas que pertenecen al Estado tienen prohibido ser utilizadas por ningún diputado de la oposición venezolana”, sentenció la diputada.

Panampost

Facebook Comments